1897 - 2021

124º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Interés general

Por falta de plata y cambios culturales, se come cada vez menos carne

En noviembre alcanzó 47,7 kilos en el caso de la carne vacuna, 4,5% menos que hace un año atrás. Es por la combinación de precios altos y nuevos hábitos de consumo.

El consumo de carne vacuna no repunta y sigue en el piso histórico de los últimos 100 años, fundamentalmente por la pérdida del poder adquisitivo de la población.

Según el último trabajo de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), el consumo de carne vacuna en noviembre fue de 47.7 kilos per cápita (promedio de los últimos 12 meses), esto 2,2 kilos menos (4,5%) a mismo mes de 2020. Y muy lejos de los picos históricos.

De los 82 kilos en promedio que consumía cada argentino en la década de los 60, fue disminuyendo a medida que fueron pasando los años. Así, en la década del 70, cayó a 80 kilos mientras que en los años 80, descendió a 78 kilos. Ya en los 90, la baja fue más abrupta mermando a 70 kilos. Y en el nuevo milenio se profundizó: de los 65 kilos en el 2000, bajó a 57 kilos en 2010 y una década más tarde, a 50 kilos en 2020. Y actualmente, se encuentra en el piso de los 47,7 kilos.

Según Miguel Schiariti, presidente la Ciccra, tiene relación directa con la pérdida de poder adquisitivo del salario. También Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de matarifes y abastecedores (Camya) argumentó que por este motivo la población se volcó al consumo de pollo y cerdo, dos carnes más accesibles que la vacuna.

Así, el consumo de estas dos productos alternativos están en valores récord, con 48 kilos de carne aviar, incluso superando a la vacuna, y 20 kilos de cerdo per cápita.

También influye, pero en menor medida, los cambios de hábitos en el consumo. Desde hace unos años los vegetarianos y veganos (no consumen carne) comenzaron a tener mayor protagonismo.

De acuerdo al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en Argentina hay un 66% de la población carnívora y continúa con los hábitos de consumo tradicionales. Pero ya un 29% es flexitariano (comen carne en menor proporción), un 3% es vegetariano y un 2%, vegano.

Lo cierto es que justamente en noviembre los precios de la carne tuvieron en promedio una suba del 10% luego 4 meses en baja, según (IPCVA). En el mismo informe, se destacaron las alzas de dos cortes populares, como el asado y el matambre que treparon al casi 17%.

Por lo que desde la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Roberto Feletti, comenzaron a negociar un acuerdo con los sectores privados para que haya abastecimiento de cortes de carne a precios accesibles para las fiestas. Y este lunes lo confirmó el funcionario tras la reunión con referentes de la industria cárnica y de las grandes cadenas de supermercados.

Según se informó oficialmente a través de un comunicado, el convenio se forjó con el objetivo de “aumentar la disponibilidad de cortes de carne en todo el territorio nacional durante los días previos a las fiestas de fin de año”. Además, se puntualizó que se trata de “una iniciativa más amplia y con mayor cobertura que el alcanzado el año pasado, cuando solamente se aplicó en Navidad”.

En detalle, los cortes que están incluidos en el acuerdo son el asado (a $549 por kilo), el matambre ($599), el vacío ($599), la tapa de asado ($499) y la falda parrillera ($399). Con esos precios podrán encontrarse los días 22, 23 y 24 de diciembre, previos a Navidad, y 29, 30 y 31 de ese mismo mes, en la antesala de Año Nuevo.

Esto se da tras las declaraciones de Feletti que aseguró que en las urnas se sintió el impacto del cambio en el menú de los argentinos, que cada vez comen más pollo y menos carne vacuna.

Fuente: Clarin.com

Perros con hiperapego: crecen las consultas médicas y los problemas con vecinos

La “ansiedad por separación” hace que las mascotas ladren, aúllen, y rompan cosas. Claves para desapegarse.

"Tu perro es insoportable, no para de ladrar, hacé algo". Además de traer angustia, el mensaje anónimo de un vecino obligó a María Yanina Marino a moverse. Coco, su caniche de tres años, sufría de hiperapego y su vida se transformó en una odisea.

Empezó a buscar información y lo primero que hizo fue castrarlo. “Fue algo bueno, pero no mejoró en nada la conducta de apego”, comenta. Luego consultó a una etóloga (experta en comportamiento de los animales) que le indicó antidepresivos y “un millón de ejercicios”.

Ese tipo de recursos -a los que muchos apelan- consisten en simular que el dueño se va de la casa. Por ejemplo, salir cada cinco minutos, vestirse como si fuera a la oficina (y no hacerlo), pasar la aspiradora con la cartera puesta, cepillarse los dientes y no irse. “No me resultaron”, se frustra Yanina.

Entonces le recomendaron otro etólogo. “Me dijo que la patología la tenía yo también, que era mutuo. Y que yo prácticamente lo tenía que tratar mal. Nada de mimos, nada de estarle encima, nada de nada”, se queja.

Además, le sumó otro medicamento contra el pánico. “Yo no voy a tener un perro drogado. Un día volví y estaba como borracho. Así que desistí de la medicación”, relata quien, incluso, probó tratarlo con flores de Bach, pero tampoco funcionó.

“Hasta que un día descubrí que si el paseador lo deja en casa y yo no estoy, él gestiona bien la soledad. De esa forma está tranquilo. El tema es que él no puede verme irme a mí”, cierra Yanina, más relajada con el asunto.

Lejos de ser un caso aislado, se trata de un problema en alza. “Se ve ahora, que la gente está volviendo a trabajar”, comenta Ricardo Luis Bruno, médico veterinario especialista en comportamiento animal. Asegura que, a diario, le llegan consultas por este tipo de asuntos.

“Lo que más atiendo en este momento, después de la cuarentena eterna de la Argentina, es el tema de los problemas vecinales: cuando (el dueño) deja solo al animal, empieza a aullar o rompe cosas”, sigue el especialista.

Qué es el hiperapego
“Es más complicado de lo que se imaginan”, responde María de la Paz Salinas, médica veterinaria con un posgrado en psiquiatría veterinaria realizado en Francia.

Dice que el hiperapego lo hacen los más vulnerables, como los que parten de una base complicada: perros huérfanos, abandonados, maltratados, separados de la mamá antes de los 60 días. “No se ve en los animales que tienen capacidad de adaptarse”, comenta.

Según Salinas, hay tres tipos de trastornos del apego.

1) Hiperapego primario. "El cachorrito que vos adoptaste, vos sus su figura materna. Entonces, estalla cuando te vas vos. Es un apego único, con una sola persona de la familia", dice la etóloga. Es algo raro, poco frecuente.

2) Hiperapego secundario. No tiene predisposición por edad, sexo ni raza. Es un vínculo muy fuerte que aparece para compensar un problema de base. Por ejemplo: tengo un perrito fóbico o con ansiedad y, cuando desaparezco, queda librado a su problema.

3) Perros con problemas de comunicación. Está vinculado con la estructura social y el rol de los perros dominantes. "Adaptado a los humanos, nosotros le damos (al perro) las ventajas de dominancia, pero así como se las damos le decimos que no. Le decimos que organiza, y después le decimos que no organiza. Ese doble mensaje, esa comunicación paradojal, termina afectando y ahí aparece la autonomopatía", dice Salinas.

“Antes convivíamos un ratito y el doble mensaje se lo dábamos un ratito. Pero durante la pandemia les quemamos la cabeza. Y encima nos queremos ir”, señala.

Ante la consulta de si puede suceder en los gatos, la respuesta del doctor Bruno es negativa. "Prácticamente no se ha visto. Puede ser que algún gato haya generado algún apego mayor con su propietario, no es que no ocurra, pero en realidad es más una alteración conductual que se da con los perros", comenta.

¿Quién tiene la “culpa”?
“Creo que (el hiperapego) es un 80 o 90% responsabilidad del propietario, del humano. Después está la parte genética del animal, que tenga mayor o menor predisposición a ser ansioso”, explica Bruno.

Parte de esa responsabilidad humana es asumida por Lucía Alvarado, una joven de Comodoro Rivadavia. “Cometimos el error de tratarla como un bebé: empezamos a tenerla a upa, dormía con nosotros, le hablamos con ciertas palabras que no eran adecuadas para un perro”, reconoce.

Junto a su pareja, adoptaron a Molly durante la pandemia, cuando no salían. “Empezó a tomar costumbres que le fueron generando este hiperapego. Llegando al punto de que no puedo salir a retirar la basura porque llora de manera desgarradora, como si estuviera en peligro”, cuenta Lucía.

“Es más conmigo. Yo voy al baño, Molly va al baño conmigo. Me estoy bañando, ella me está mirando. Duerme arriba mío los primeros 10 minutos y después se pone en el medio de nosotros, porque sino no duerme. Con los chicos es celosa: quiere ser ella la única”, continúa.

Su veterinaria le recomendó a una especialista en psiquiatría animal, y está esperando el turno para consultarla. Mientras, acudió a recursos como dejarla sola cinco minutos o ir dar una vuelta manzana y volver (que luego se convierten en dos vueltas). Pero no funcionaron.

Claves para desapegarse
El doctor Ricardo Luis Bruno da varias recomendaciones para las familias con este problema:

* El tratamiento tiene mucho que ver con el manejo que tiene que hacer el dueño, que es distinto a lo que le sale. Hay gente que lo reta y otra que lo abraza para calmarlo. Ninguna de las dos cosas es lo mejor. Lo mejor es empezar a ignorar la conducta.

* Sin medicación, el tratamiento no tiene ninguna posibilidad de éxito. O sea, la utilización de ansiolíticos, de distintos tipos, es fundamental.

* Aumentar la ejercitación con el animal. Sacarlo mas a caminar, en la medida en que se pueda.

* Cuando salimos de casa, dejarle juguetes interactivos basados en que el animal tenga que pensar cómo puede hacer para sacar la comida de adentro.

* Al estar en casa, no estar tan pendiente de él. Uno no puede generar un desapego con alguien cuando uno no está. Se genera estando con ese individuo y no prestándole atención. El animal tiene que ir habituándose a tener que soportar la ansiedad de quedarse solo.

Fuente: Vanesa López - Clarin.com

Buenas noticias

Flexibilizan el cepo a la carne pero mantienen la prohibición para exportar 7 cortes populares.


Impulsan el aumento del peso de faena y el porcentaje de destete, con créditos a tasas subsidiadas destinados a productores de 100.000 millones. Estímulo a la inversión en genética y sanidad animal; y la creación con rango institucional de un Consejo Consultivo que tendrá la tarea de realizar el seguimiento de las medidas tomadas.


 

El Gobierno decidió flexibilizar las exportaciones de carne a partir del 2022 pero mantendrá el cepo sobre los siete cortes parrilleros que rige hasta el 31 de diciembre.

​Así lo comunicó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, tras la reunión que mantuvo con los presidentes de las cuatro entidades agropecuarias. "El escenario es exportaciones sin restricciones", sintetizó el funcionario nacional en la conferencia de prensa. "Es una salida armónica del decreto que vence el 31 de diciembre", agregó.

Así, habrá apertura total para las vacas categoría D, E y F y toros, que según remarcó Domínguez, fue un pedido específico de las entidades. Mientras que se analizará la apertura de la vaca categoría C en abril cuando estén listos los nuevos datos de stock de hacienda. Además, la Cuotas Hilton, 481, Israel, EE.UU, Chile y Colombia quedarán sin restricciones.

Sin embargo, confirmó que seguirá prohibido exportar asado, tapa de asado, vacío, matambre, falda, paleta, nalga y/o cuadrada, los 7 cortes que más se consumen en el mercado interno.

El ministro de la cartera agropecuaria remarcó que previo a los anuncios trabajaron en conjunto con los ruralistas para acercar posiciones sobre la información de producción, sobre todo del stock vacuno, que al 31 de diciembre de 2020 alcanzó las 53,5 millones de cabezas. "Son 1,5 millones de cabezas que se perdieron en los últimos 3 años y son los años de mayor exportación de carne de la historia argentina", indicó.

En este sentido, remarcó que el promedio de exportación de los últimos 20 años fue de 14,75% de la producción argentina mientras que en los últimos 4 años llegó al 27,5%.

"Tenemos el objetivo de liderar a nivel global la posición de Argentina. Aspiro a que el próximo Ministro de Agricultura pueda anunciar la exportación de un millón de toneladas", remarcó Domínguez.

Además, anticipó un acuerdo con los frigoríficos exportadores para destinar una oferta adicional de 20 mil toneladas de carne para las Fiestas.

Los anuncios que se dieron están marcados dentro del Plan GanAr 2022-2023, en el que se marcan los lineamientos de la política hacia la ganadería para los próximos dos años.

El Plan, realizado junto al INTA, el SENASA y las Universidades públicas, contempla beneficios como un nuevo esquema de exportaciones para la comercialización de todas las vacas categorías D, E y F; el impulso al aumento del peso de faena y al porcentaje de destete, con créditos a tasas subsidiadas destinados a productores de 100.000 millones de pesos; el estímulo a la inversión en genética y sanidad animal; y la creación con rango institucional de un Consejo Consultivo que tendrá el tarea de realizar el seguimiento de las medidas tomadas y posibles readecuaciones futuras.

A Domínguez lo acompañaron el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, quien participó en forma remota. Además participaron la vicegobernadora de Entre Ríos, María Laura Stratta; el ministro bonaerense de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez; y la titular de la cartera pampeana de Producción, Fernanda González.

"Buscamos todavía una mayor apertura"
Los presidentes de las entidades de la mesa de enlace quedaron conformes con la medida del Gobierno pese a que esperaban que se libere de forma total el mercado.

"Hoy conseguimos que la cuotificación de exportaciones se elimine, algo que hizo mucho mal a la ganadería argentina durante este año", dijo Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina.

El presidente de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, aseguró que "nosotros considerábamos que las medidas de cierre y de cuotificación de exportaciones eran desacertadas y estas medidas nos dan la razón", afirmó Achetoni en diálogo con los periodistas que se encontraban en el lugar.

Sin embargo aclaró que es solo una parte de los pedidos que le hicieron al Ministerio de Agricultura: "Buscamos todavía una mayor apertura en las exportaciones", aseguró. Y agregó: "Estamos de acuerdo con todo lo que habilitó, pero no con lo que no se habilitó".

En la misma sintonía, Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, aseguró estar de acuerdo con estas medidas "porque quedó en evidencia que son reclamos justos que veníamos haciendo desde hace tiempo".

Asimismo, remarcó que en la reunión se afirmó que "no se van a incrementar las retenciones en trigo y maíz, ni tampoco en carne".

Dijo también que todavía "faltan medidas y falta ajustar", pero que "los puntos que se cambiaron es una evolución a favor nuestros reclamos". Y concluyó: "Ahora buscamos que se concrete".

"Pedimos que se garantice todos estos anuncios y el Ministro nos prometió que lo iba hacer", dijo por último Elbio Laucirica, titular de Coninagro. "Nos da previsibilidad y confianza", cerró .

Fuente: Esteban Fuentes - Clarin.com

¡¡¡Victoria!!! Los Monos Carayá son monumento natural

Estación Biológica de Corrientes
El Mono Carayá fue declarado Monumento Natural de la Provincia de Corrientes, evitando así, la eventual extinción de esta especie.

Además protegeremos su hábitat, los bosques nativos correntinos... y seguiremos alentando que sea monumento en otras provincias donde su situación es crítica... Chaco y Formosa.

Quería agradecerles a todos y a todas por haber firmado, cada firma valió para lograr esta ley.

Desde Estación Biológica Corrientes estamos muy contentos.

¡GRACIAS!

Fuente: Change.org

Insólito: Irán quiere prohibir a los perros y gatos por "impuros"

Los considera “peligrosas e impuras”. Envían una ley al Parlamento.

La República Islámica de Irán ha mantenido una compleja relación con las mascotas a lo largo de los años, pero ahora se plantea directamente su prohibición al considerar a animales como perros y gatos ”peligrosos” e “impuros”.

“Los animales causan un cambio gradual en el estilo de vida iraní e islámico y sustituye el amor y los lazos sentimentales entre las personas por el de los animales”, reza un esbozo de ley enviado este mes al Parlamento de Irán.

El proyecto de la “Ley de Protección Pública contra los Animales Peligrosos y Nocivos” propone la prohibición de “la importación, reproducción, crianza, venta o transporte de animales peligrosos y sucios", además de su presencia en espacios públicos.

Entre los animales peligrosos se citan cocodrilos, tortugas, serpientes, camaleones, ratas y monos.

Pero también otros más comunes como perros, gatos y conejos.

Si el texto fuese aprobado, esas acciones se multarían con cantidades entre 10 y 30 veces el salario mínimo del país y la confiscación de los animales.

La ley permite que determinados organismos, como la Policía, laboratorios farmacéuticos y las Fuerzas Armadas, entre otros, puedan tener animales.

Y establece que si una persona quiere un perro o un gato puede solicitar un permiso especial en la oficina fiscal de cada provincia, que “investigará” las peticiones.

Impuros

 

Los 75 parlamentarios -de un total de 295 del hemiciclo- que han presentado la legislación argumentan que los animales propagan enfermedades, “crean impurezas”, causan “daños psicológicos”, “estrés” y “dañan el espíritu de las personas”, entre otras cuestiones.

Y es que el islam considera a los perros, el mejor amigo del hombre en algunos países, animales impuros.

Se trata de un "nayes esencial" para esta religión, es decir, su contacto deja al musulmán en un estado de impureza que le impide cumplir con sus ritos religiosos.

El sudor, la saliva y el pelo de los perros "ensucian" a las personas y provocan que la oración "no sea válida", en opinión del líder supremo de Irán, Ali Jamenei.

El fallecido ayatollah Ruholá Jomeini, fundador de la República Islámica, afirmó incluso en los años 80 que un edificio construido en un terreno donde orinó o pasó un perro será impuro.

A pesar de ello, en los centros urbanos más modernos, como los barrios del norte de Teherán más pudientes, ha aumentado el número de ciudadanos paseando a sus mascotas en los últimos años.

Ese aumento de perros en las calles ha provocado choques entre la alcaldía de la capital iraní y los amantes de los caninos con las autoridades tratando de evitar que se saquen perros a pasear, aunque que no existan leyes que lo prohíban.

La respuesta a la legislación propuesta oscila entre la aprobación de los más conservadores al enfado de los menos religiosos o la ironía.

“En mi opinión no tiene ninguna lógica”, dice a Efe Maryam Talaí, activista en favor de los animales y dueña de un refugio para perros en Teherán.

No sé porque un grupo de parlamentarios dedican su tiempo y el dinero de la gente para tratar ese tema en vez de solucionar los problemas del país, continúa.

La actriz Hanieh Tavassoli optó por la ironía con una foto de su gato en Instagram con la dedicatoria mi peligroso cariño en referencia a la legislación. La publicación recibió más de 60.000 me gusta y provocó casi 1.500 comentarios.

Por su parte, la Asociación de Veterinarios calificó la ley de antianimalista.

El texto de la ley es antianimalista y va más allá de las costumbres y las leyes religiosas, según la asociación.

Un café de gatos

 

La creciente afición por los animales de algunos ciudadanos de Teherán se puede apreciar en el café Museo del Gato Persa, un establecimiento donde además de pizzas y ensaladas se puede disfrutar de la compañía de mininos.

En su segunda y tercera plantas, 27 gatos, de diferentes tipos, descansa al sol o se dejan acariciar con los visitantes.

El sitio, que abrió justo antes de que comenzase la pandemia del coronavirus, recibe a diario a unos 100 visitantes, atraídos por los animales, sobre todo mujeres o familias con niños.

Una de ellas es Shadí Aydarí, una joven de 20 años que viene a menudo porque sus padres no le permiten tener un gato en casa.

“Esa ley está mal, me parece exagerada y muy dura. No veo ningún problema en que la gente quiera tener mascotas”, afirma en el edificio de lleno de gatos.

Fuente: Jaime León, EFE - Clarin.com

Cursos & Eventos

No event in the calendar
September 2021
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Curiosidades

Los 10 principales avances médicos de la Edad Media

Todavía la percepción que el ciudadano medio tiene sobre la Edad Media es la de que fueron tiempos oscuros, con multitud de calamidades, poblaciones analfabetas y un retroceso sustancial en cuanto a los avances médicos que la Antigüedad había aportado. Todo ello no son más que apriorismos que colocan en un puesto de inferioridad a los tiempos medievales respecto a otros momentos de la Historia. Sin embargo, un análisis detallado nos revela que en el Medievo surgieron muchos de los logros de la Medicina que todavía hoy están vigentes. Aquí están los 10 principales avances médicos de la Edad Media.

1. Hospitales
En el siglo IV de nuestra era el concepto de hospital, es decir, un lugar donde los pacientes podrían ser tratados por los médicos con equipamiento especializado, estaba en su embrión en algunos lugares del Imperio Romano.

Más tarde, en Occidente, los monasterios fueron los centros donde surgieron los primeros hospitales para dar servicio a los viajeros, transeúntes y pobres. Mientras, en Oriente, en el mundo árabe, los hospitales surgieron en el siglo VIII.

Leer más...

También le puede interesar...

La infección por COVID-19 en los animales

Editorial de la Asociación Argentina de Zoonosis (AAZ) – actualizado al 19 de mayo de 2020.

[ Click para ver PDF ]

SIN VETERINARIOS NO HAY UNA SALUD

Conferencia completa brindada por el M.V. Fidel Baschetto, Capítulo Fauna Silvestre SOMEVE, Profesor Adjunto de Fauna Silvestre UN Villa MaríaJefe de Departamento de la Universidad Libre del Ambiente (Municipalidad de Córdoba). Organizada por: Sociedad de Medicina Veterinaria