1897 - 2020

123º Aniversario - Trayectoria y excelencia al servicio de la profesión.

Si hay algo que cualquier dueño de mascota que trabaja afuera del hogar cree, es que a su animal le gustaría estar más tiempo acompañado. Sin embargo, esto no es tan así, o al menos, no siempre. Entre las muchas cuestiones que esta cuarentena trajo como novedad, es que la presencia del grupo familiar en el hogar las 24 horas del día puede generar estrés, irritabilidad, exceso de apego, ansiedad y una sensación de invasión; todo lo que según los expertos puede derivar en cuadros clínicos como lesiones en la piel, ingesta de objetos extraños, o comportamientos como hostilidad o agresión

De hecho, según un detallado informe regional que la consultora Win y Voices dio a conocer, las principales causas por las que la cuarentena afectó negativamente a las mascotas están vinculadas a la falta de paseo (50% de los casos), el desencadenamiento de estados de ánimo negativos como el estrés, la ansiedad y la irritabilidad (26% de los encuestados), y en un 10%, a la pérdida de espacios propios por la omnipresencia de los dueños.

Otra de las cuestiones recurrentes es el exceso de expectativas respecto a los dueños, que están en casa pero no disponibles para prestarles atención constantemente. "Mi perra Bruna, de 3 años, es muy demandante, y tiene mucho carácter. Había mejorado un montón, pero en cuarentena todo volvió para atrás: está todo el día arriba nuestro, no le damos bolilla por dos segundos y se pone a llorar, y la situación determinante fue que empezó a pelearse con perros en la calle, está súper hostil", relata Valeria Caimi, de 21 años.

[ Leer nota completa ]

Cursos & Eventos

No event in the calendar
September 2020
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

También le puede interesar...

La infección por COVID-19 en los animales

Editorial de la Asociación Argentina de Zoonosis (AAZ) – actualizado al 19 de mayo de 2020.

[ Click para ver PDF ]

SIN VETERINARIOS NO HAY “UNA SALUD”